Desafíos de conservación

No hay desafíos de conservación disponibles
Los Mapas de Desafíos de Conservación muestran la huella de actividades humanas seleccionadas y cambios ambientales en todo el hemisferio.

Las aves nos informan sobre la salud de nuestro medio ambiente y al mapear dónde, cuándo y qué tan extensamente las especies están expuestas a la acción humana y a cambios ambientales, podemos comprender mejor los desafíos que enfrentan las aves y explorar soluciones que maximicen los beneficios para las aves y las personas.

Nota: estos mapas no estiman los impactos en las poblaciones de aves y no pretenden representar una lista completa de los principales problemas que enfrentan las aves migratorias.
Desarrollo residencial y comercial
Todos necesitamos un lugar seguro para vivir y trabajar; no obstante, la construcción de viviendas, negocios y otras infraestructuras puede afectar a las aves al reducir su capacidad para encontrar alimento, cuidar a las crías y volar libremente.
Agricultura y acuicultura
Todos dependemos de la agricultura para alimentar a nuestras familias y las comunidades de todo el hemisferio dependen de ella para su sustento. En algunos casos, cultivar alimentos para las personas y el ganado puede tener consecuencias no deseadas para las aves, incluida la degradación del hábitat y la mortalidad por pesticidas.
Producción de energía y minería
La extracción de energía, metales y otros recursos de nuestro entorno puede transformar permanentemente los paisajes, aumentar el ruido y la contaminación del aire, así como crear problemas de contaminación del agua. Las comunidades locales son las más afectadas por estos impactos. Las aves en el área también están en riesgo, particularmente por colisiones con maquinaria y exposición a desechos tóxicos.
Servicio de transporte
Los sistemas de transporte y la infraestructura que mueven personas y recursos en todo el mundo pueden dañar los paisajes naturales y aumentar la frecuencia de muertes de aves, por ejemplo, a través de colisiones con vehículos o líneas eléctricas.
Uso de recursos biológicos
Los seres humanos utilizan los recursos naturales de muchas maneras, como la cosecha de árboles para madera y la cosecha de peces para alimento. Tal extracción de recursos puede afectar a las poblaciones de aves al alterar los lugares donde se alimentan y anidan o al eliminar los alimentos de los que dependen. Las mejores prácticas y una planificación cuidadosa pueden ayudar a minimizar los riesgos asociados con estas actividades.
Intrusiones humanas
Pasar tiempo al aire libre es importante para nuestra salud. Desafortunadamente, a veces nuestras actividades al aire libre bien intencionadas pueden dañar involuntariamente el hábitat y crear riesgos para las aves, como la destrucción de nidos de aves playeras en playas populares.
Modificaciones del Sistema Natural
Muchas de las formas en que protegemos y mantenemos a nuestras comunidades pueden cambiar el funcionamiento básico de nuestros sistemas naturales: suprimir incendios, interrumpir la regeneración natural de las áreas boscosas, reducir la filtración natural del agua a través de los humedales y cambiar el flujo de las vías fluviales. Estos cambios reducen la capacidad de nuestros sistemas naturales para resistir sequías, inundaciones y otros cambios que afectan el hábitat y la salud de las aves.
Especies invasoras y problemáticas
En muchos lugares, las especies no nativas se han introducido a lo largo de los siglos, ya sea intencional o accidentalmente. Cuando se introducen nuevas plantas y animales en nuevos lugares, o cuando se crean condiciones que favorecen a algunas especies sobre otras artificialmente, ciertas especies pueden volverse invasoras y evitar que las aves se alimenten o aniden con éxito. Otras veces, las especies invasoras pueden aumentar el riesgo de que las aves sufran enfermedades. Controlar el riesgo que representan las especies invasoras requiere una atención cuidadosa por parte de los administradores locales y regionales.
Aun no hay datos de visualización para este desafío de conservación.
Contaminación
Al agregar toxinas, nutrientes o energía (p. ej., luz o ruido) al medio ambiente, las personas pueden provocar cambios que reduzcan la disponibilidad de alimentos o aumenten los riesgos de mortalidad de las aves. Si bien la contaminación puede tener impactos severos para las personas y las aves, también es difícil de medir y mapear. Por lo tanto, tenemos información limitada sobre la distribución hemisférica de la mayoría de los contaminantes y los impactos que tienen sobre las personas y las aves.
Eventos geológicos
Aunque son infrecuentes, los grandes eventos geológicos (como erupciones volcánicas, tsunamis) pueden afectar a las aves al igual que a las personas, especialmente a algunas de las poblaciones altamente concentradas y vulnerables que habitan en islas volcánicas o bajas. Los eventos geológicos pueden causar mortalidad directa e impactar el hábitat que las aves necesitan para alimentarse y anidar.
Aun no hay datos de visualización para este desafío de conservación.
Climate Change
El cambio climático nos afecta a todos, pero no de la misma manera. Es tanto un efecto de las actividades humanas como una causa del cambio ambiental. Debido a la disparidad de recursos, las comunidades de bajos ingresos y aquellas con una mayoría de residentes negros, indígenas y otras personas de color a menudo son las más afectadas por los impactos negativos del cambio climático. Estas mismas amenazas también afectan la salud y el hábitat de las aves. El cambio climático lo causan muchos otros desafíos de conservación (como el desarrollo de petróleo y gas, el uso concentrado de recursos en áreas urbanas) y, en muchos casos, hace que los impactos de otros desafíos de conservación sean aun más severos.

Vsitado recientemente

Aun no ha visto nada. Seleccione una especie de ave, una ubicación o un desafío de conservación para comenzar.

Jilguerito Canario
¡La versión para móviles viene en camino!

Mientras llega, le invitamos a consultar ExplorAves en su ordenador o tablet.